Crónicas de Browne (XXIX): El New York Herald de James Gordon Bennet Jr. encarga a Henry Stanley la famosísima búsqueda del “doctor Livingstone, supongo”

“Dr. Livingstone, I presume?”. La mítica frase ha dado lugar a canciones, películas, libros… Aquí vemos una recreación del encuentro de Stanley con Livingstone (es sorprendente que después de tanta búsqueda no se hubiera fotografiado para inmortalizar tal momento)

Fraser Bond (1979: 189) cuenta que el 6 de mayo de 1835, James Gordon Bennett inició «la publicación de su interesante Herald, de Nueva York, con 500 dólares, dos sillas y un cajón de madera». Bennett fue el inventor del reportaje in situ y de la entrevista, para formar historias más vívidas. A diferencia del Sun de Day que sólo interesaba a las clases menos ilustradas, Bennet buscó a la alta sociedad para tener más margen de venta, lo que incluía noticias de la ópera y de Wall Street. Tampoco quería limitarse a las calles neoyorquinas, por lo que tuvo corresponsal en Washington y a partir de 1838 en las grandes capitales europeas. Este diario daba cobertura de noticias nacionales e internacionales, combinadas con historias de interés público y reportajes sensacionalistas sobre crímenes y desastres. En abril de 1836 dejó boquiabiertos a los lectores al presentar en su portada el asesinato de la prostituta Helen Jewett, e hizo un seguimiento del caso con todos los detalles violentos. En 1949 el New York Herald alcanzó los 33.000 ejemplares diarios[1], y en 1861 llegó hasta los 84.000, por lo que se autoproclamó como “El diario de mayor circulación del mundo”.

Bennet usó las historias sensacionalistas para atraer compradores, y su hijo James Gordon Bennett Jr. siguió sus pasos cuando tomó la dirección del diario. Fraser Bond (1979: 99) indica que cuando Bennet hijo publicó la edición parisiense del Herald en 1887 «inculcó a sus reporteros ese principio en el epigrama: “Un perro muerto en la Calle del Louvre (la del periódico) tiene más interés que una inundación en China”». Bennett Jr. patrocinó varias expediciones al Polo y la famosísima búsqueda del doctor Livingstone. David Livingstone fue un misionero escocés que desde 1866 «se propuso abrir rutas en África para facilitar la labor misionera y la actividad comercial», pero se le perdió la pista durante años tras su última expedición patrocinada por la Real Sociedad Geográfica de Londres[2]. Bennet Jr. organizó una expedición de búsqueda a sabiendas de la repercusión mediática de la noticia. Henry Stanley había sido contratado en exclusiva por Bennet padre, que quedó impresionado por sus hazañas y su estilo de escritura directo. Bennet hijo encargó en 1869 a Stanley que localizara al doctor Livingstone en el continente negro, como narró el propio Stanley en sus memorias[3]:

Stanley: ¡Qué! —dije— ¿Realmente quiere decir que puedo encontrar al Dr. Livingstone? ¿Quiere decirme que vaya a África Central?

Bennet Jr.: Sí; deseo que parta, y que lo encuentre dondequiera que esté, y que recoja las noticias que pueda sobre él, y quizás —pronunciando pensativamente y deliberadamente— el viejo puede estar en apuros. Llévese todo cuanto él pueda requerir. Por supuesto, guíese por sus propias ideas, y haga lo que mejor le parezca; ¡PERO ENCUENTRE A LIVINGSTONE!

(Yo dije, maravillándome ante la orden chula de ser enviado a África Central para buscar al hombre que yo, junto con otros hombres, creíamos muerto)

Stanley: ¿Y ha reflexionado seriamente sobre el gran dispendio que ocasionarán los gastos de este pequeño viaje?

Bennet Jr.: ¿Cuánto costará?—preguntó abruptamente—.

Stanley: El viaje de Burton y Speke a África Central costó entre 3.000 y 5.000 libras, y me temo que no se podrá realizar por menos de 2.500.

Bennet Jr.: Bien, le diré lo que va a hacer. Tome ahora mil libras; y cuando se las haya gastado, tome otras mil, y cuando estén gastadas, tome otras mil, y cuando se le acaben, tome otras mil, y así sucesivamente; pero, ENCUENTRE A LIVINGSTONE.

El reportero sufrió aventuras y desventuras en su búsqueda del doctor Livingstone en la África de la época colonial, hasta que al fin dio con él como apunta Paniagua[4]: «No olvidemos que la célebre frase “El doctor Livingstone, supongo”, salió de la boca del corresponsal del New York Herald Henry Morton Stanley cuando en 1871 descubrió al misionero británico que llevaba dos años perdido en África». Stanley lo localizó en Ujiji, y tras pronunciar la famosa frase, Livingstone respondió tranquilamente: «Sí, soy yo. ¿Qué pasa por el mundo?» [5].

Un pantallazo del videojuego ‘Livingstone, supongo’ —creado por la empresa española Opera Soft en 1986 y que contó con una continuación en 1989—


[1] Weill, Georges (2007: 181) (2007): El periódico. Orígenes, evolución y función de la prensa periódica. Comunicación Social, Sevilla-Zamora. Traducción de Virgilio Beléndez del original de 1934: Le Journal. Origenes, évolution et rôle de la presse périodique.

[2] Leguineche, Manuel (1998: 87): Yo pondré la guerra. El País Aguilar, Madrid.

[3] Stanley, Henry (1872): How I Found Livingstone. Recopilación de las notas de Sir Henry M. Stanley, capítulo 1.

[4] Aguaded Gómez, José Ignacio, et al (2008, vol. 14: 664): Estudios sobre el Mensaje Periodístico. Publicaciones Universidad Complutense de Madrid, Madrid. Se incluye esta reseña de Paniagua.

[5] Leguineche, Manuel (1998: 88) Yo pondré la guerra. El País Aguilar, Madrid.

The URI to TrackBack this entry is: https://cronicasdebrowne.wordpress.com/2011/10/28/1869-el-new-york-herald-de-james-gordon-bennet-jr-encarga-a-henry-stanley-la-famosisima-busqueda-del-%e2%80%9cdoctor-livingstone-supongo%e2%80%9d/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: